Cirugía del Conducto Radicular (Apicectomía)

Biblioteca en Línea de Educación Dental

Nuestro equipo de personal y especialistas dentales se esfuerza por mejorar la salud general de nuestros pacientes: se centra en la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de afecciones asociadas con los dientes y las encías. Use nuestra biblioteca dental para aprender más acerca de los problemas y tratamientos. Si tiene preguntas o necesita programar una citacomuníquese con nosotros.

En ocasiones, los tratamientos de conducto no logran resolver infecciones de los tejidos cercanos a las raíces dentales. En esos casos se puede recomendar una intervención quirúrgica menor llamada apicectomía. Como con frecuencia, se realiza con ayuda de un microscopio y otras pequeñas herramientas especializadas, se considera un tipo de microcirugía endodóntica. Es probable que la apicectomía sea el tipo más común de cirugía de conducto: implica extirpar una pequeña parte del ápice (punta) de la raíz del diente, junto con todo el tejido blando o duro circundante que pueda estar infectado.

¿Porque podría necesitar una apicectomía? Podrían haber varias razones, entre otras que un conducto esté obstruido o sea inaccesible, una irregularidad anatómica o una fractura o fisura en las raíces del diente. Se recomienda este procedimiento por lo general después de que se han intentado uno o más tratamientos de conducto y han fracasado. Como este tipo de problema suele producirse cerca del ápice de la raíz, el procedimiento muchas veces es una forma eficaz de tratar una infección persistente.

Cirugía del Conducto Radicular (Apicectomía).

Antes de un procedimiento de este tipo, se estudian imágenes de diagnóstico (como radiografías) del diente afectado y el hueso circundante, y se estudia en detalle su historial médico, incluidos los medicamentos que toma (recetados y de venta libre), entre otros factores. Si se recomienda la apicectomía, se le explicarán los motivos.

Procedimiento de Apicectomía

La cirugía del conducto radicular se realiza por lo general con anestesia local, como una inyección adormecedora, para que no sienta ningún dolor. Para comenzar, se hace una pequeña incisión en la encía, y se expone la infección en el extremo de las raí del diente. Se extirpa luego el tejido infectado, junto con unos pocos milímetros de la punta de la raíz misma. Puede emplearse una tintura para que se vean con facilidad las grietas o fracturas, y si se descubre que el diente está fracturado, podría ser mejor extraerlo en ese momento en lugar de terminar con la apicectomía.

A continuación se usan un microscopio y luz para examinar los diminutos conductos. Se limpian con un instrumento ultrasónico, luego se rellenan con material inerte y se sellan con un pequeño empaste. Para terminar el procedimiento, se puede colocar un pequeño injerto óseo en el sitio afectado, y después se cierra la encía que cubre la raíz con sutura. También pueden tomarse radiografías a medida que se acerca el final del procedimiento. Después se le dan instrucciones de cuidados post operatorios, y usted se va a casa. La mayoría de las apicectomías duran entre 30 y 90 minutos, aproximadamente.

Después del procedimiento, puede tener cierta hinchazón y dolor en el lugar tratado. Por lo general todo lo que se necesita para controlar las posibles molestias son medicamentos antiinflamatorios no esteroidales de venta libre (como el ibuprofeno). Es probable que regrese a sus actividades normales al día siguiente, pero le convendrá evitar comer alimentos duros o crocantes y cepillarse con vigor durante unos cuantos días. Si sus suturas no son solubles, se le pedirá que regrese a la consulta en alrededor de una semana para que se las quiten.

La Meta: Salvar su Diente

Aunque la apicectomía por lo general es un procedimiento seguro y eficaz, todo tipo de cirugía menor conlleva ciertos riesgos leves. Por eso no se recomiendan a menos que los retratamientos de conducto hayan sido ineficaces. Una alternativa en la mayoría de los casos sería la extracción del diente. Sin embargo, nuestra meta como dentistas es ayudarlo a conservar sus dientes naturales tanto como sea posible.

Si bien existen excelentes métodos de reemplazo de dientes (como los implantes), involucran más tratamientos y de mayor complejidad, que además pueden ser costosos. La apicectomía por lo general es una solución permanente, eficaz y relativamente de bajo costo, que ayuda a que el diente dure por el resto de su vida.