Dientes Sueltos y Problemas de Mordida

Biblioteca en Línea de Educación Dental

Nuestro equipo de personal y especialistas dentales se esfuerza por mejorar la salud general de nuestros pacientes: se centra en la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de afecciones asociadas con los dientes y las encías. Use nuestra biblioteca dental para aprender más acerca de los problemas y tratamientos. Si tiene preguntas o necesita programar una citacomuníquese con nosotros.

Dientes Sueltos y Problemas de Mordida.

En la infancia, su primer diente suelto puede ser motivo de celebración; en la adultez, sin dudas no lo es. Morder y masticar con un diente que no se encuentra fijado con seguridad en su alvéolo puede ser difícil e incluso doloroso; y cualquier diente suelto corre el riesgo de ser extraído o, lo que es peor, de caerse. A menudo es posible evitar que esto suceda, pero es necesario tomar medidas cuanto antes.

Causas

El motivo más común de que se suelten los dientes son las enfermedades periodontales, infecciones bacterianas del tejido de las encías o del tejido óseo que rodea y sirve de apoyo a los dientes. La infección proviene de la acumulación de placa bacteriana en los dientes como consecuencia de la falta de una higiene oral eficaz. Con el tiempo, la enfermedad periodontal hace que las encías se desprendan de los dientes a medida que aumenta la formación de sarro y placa, y se pierda tejido óseo que sirve de soporte a los dientes. La pérdida de tejido óseo hace que los dientes se suelten en forma gradual y no puedan soportar la fuerza de mordida habitual. Si las enfermedades periodontales graves no se tratan, los dientes sueltos terminan por caerse.

Otro factor común que contribuye a que los dientes se suelten es el hábito de apretarlos o rechinarlos, lo que genera demasiada fuerza de mordida. Esta fuerza puede estirar los ligamentos periodontales que unen los dientes con el hueso de soporte y hacer que se suelten los dientes. Estos hábitos pueden acelerar la pérdida de tejido óseo y causar dolor en los maxilares y desgaste dental excesivo.

Tratamiento

Del mismo modo que las causas que sueltan los dientes pueden ser biológicas (enfermedad), mecánicas (exceso de fuerza) o ambas, también pueden serlo los tratamientos. Veamos primero el enfoque biológico.

Para controlar las enfermedades de las encías, el odontólogo debe limpiar bien los dientes para quitar la placa y los depósitos endurecidos (cálculo) en donde se reproducen las bacterias; esto incluye la superficie de la raíz dental por debajo de la línea de encías. En la misma consulta, recibirá indicaciones sobre productos y técnicas eficaces de higiene oral para utilizar en su casa. A menudo, este tipo de limpieza profunda, en conjunto con una mejor higiene oral, reduce la inflamación y sana las encías lo suficiente como para ajustar un poco los dientes.

El enfoque mecánico implica la modificación de las fuerzas que se aplican sobre los dientes. Esto se puede lograr de diversas maneras. Por ejemplo, se puede llevar a cabo un ajuste oclusal (de la mordida) mediante el cambio cuidadoso de la forma eliminando cantidades diminutas de esmalte de la superficie dental. Esto cambia la manera en la que entran en contacto los dientes superiores e inferiores, lo cual re direcciona la fuerza y la reduce. En ocasiones también es necesario reemplazar empastes rotos y reparar dientes desgastados para crear una mordida más equilibrada, incluso en casos donde los dientes no están sueltos.

Férula adherida.

También es posible, para reducir las tensiones en los dientes, ferulizarlos de manera temporal o permanente, con el fin de que la fuerza de mordida se distribuya entre grupos de dientes en lugar de sobre dientes sueltos en forma individual. La férula es un soporte de metal muy pequeño que se adhiere a la parte posterior o anterior de los dientes.

Si le genera un problema el hábito de apretar o rechinar los dientes, se puede utilizar un protector de mordida hecho a la medida (también denominado férula oclusal) en caso de ser necesario. Al utilizarlo en la boca a la noche o en momentos de tensión, protege los dientes de las consecuencias de ejercer demasiada fuerza al morder. Esto también puede servir para evitar el desgaste dental excesivo y, en ocasiones, para aliviar el dolor en los maxilares.

Los dientes sueltos se pueden tratar con éxito tanto con la técnica biológica como con la mecánica. Es necesario realizar una revisión exhaustiva para determinar cuál es la mejor opción. Si tiene dientes sueltos, no espere: cuanto antes pueda tratar este problema, mayor probabilidad tendrá de conservar sus dientes naturales.